Primer Fotolibro con Saal Digital (review en español)

Llevaba mucho tiempo queriendo hacer un proyecto personal de fotografía y por fin me había puesto como objetivo llevarlo a cabo durante estos meses de verano. El proyecto era hacer un libro, o más bien un portafolio del trabajo que he estado haciendo en estos últimos años. 

Si bien es verdad que siempre trato de imprimir las fotos que más me gustan de cada sesión, creo que el hecho de poder tenerlos en formato libro es más bonito, ya que le das un fin a todo el proceso de la fotografía. Así pues, después de enterarme de que la empresa alemana Saal Digital ofrecía la posibilidad de probar sus productos con el único requisito de dar mi opinión libre y sincera tras recibir el libro, me puse manos a la obra. 

Una vez de aceptar estas condiciones, Saal me envió un archivo donde pude descargar e instalar el software para poder diseñar y maquetar mi libro. Tras revisar los diferentes productos que ofrecían, decidí probar el formato de albúm digital 19x19 en mate, tanto en las tapas como en las páginas interiores, sin acolchar y de 52 páginas. Al ser solamente una prueba de producto, fui maquetando el libro solo con fotografías, a pesar de que existe la posibilidad también de añadir texto, dibujos etc.

El proceso me pareció fácil y sencillo, y después de varias horas de trabajo, hice mi pedido y todo quedo confirmado. Lo que si me resultó muy positivo es que al día siguiente recibí un correo diciendo que el libro ya había sido enviado desde Alemania y que además me daban una dirección donde podía hacer el seguimiento del envío por parte de DHL. Al cabo de tres días hábiles, Correos me entregó el paquete y yo no podía estar más contenta de tenerlo en las manos.

El paquete que contenía el libro era un sobre rígido de cartón que llegó en perfectas condiciones. En el interior, el fotolibro venía envuelto en un plástico sellado, que a su vez estaba dentro de otro plástico protector que también contenía la factura. La primera impresión fue muy positiva ya que es evidente la calidad nada más abrir y tocar el libro. 

Las tapas en mate de mi libro son muy suaves y agradables al tacto y la reproducción de imagen de la portada y contraportada también es tal y como yo lo había pedido. Ya en el interior, las hojas son gruesas y robustas, difíciles de doblar. Tienen un acabado en mate que más bien parece lustre, y además evitan que dejemos huellas o manchas al pasar las páginas. Otra cosa que me ha gustado mucho es, que las hojas se abren en 180º y apenas se nota la división del libro incluso cuando tenemos fotografías a doble página o en formato apaisado. 

Lo único que añadiría aquí es que hay que tener cuidado a la hora de maquetar el libro; ya que si empezamos a agregar imágenes a la primera página, ésta es la que irá pegada a la tapa, es decir, hará la función de hoja guarda, y lo mismo en la tapa trasera. Para evitar esto, deberíamos de dejar en blanco una o dos páginas tanto al principio como al final y problema resuelto. 

En cuanto a los colores, a primera vista parecen ser fieles a lo que yo había procesado en el ordenador, sin embargo, hay un detalle que hay que tener muy en cuenta, en especial si somos fotógrafos. Por una parte, cuando estamos añadiendo las imágenes a las páginas, hay que desactivar la opción de corrección de imágenes autómatica para evitarnos sorpresas. Por otro lado, y esto si que es importante, hay que tener cuidado con los perfiles y espacios de color en los que trabajamos. Para ello, en la web de Saal Digital, existe un apartado donde se informa de los perfiles ICC y detalla cómo deberíamos de enviar los archivos. Los perfiles ICC son los que gestionan el color de las impresiones, es decir, muestran los colores que tendrán las imágenes una vez impresas. Para ello, Saal dispone de una lista de perfiles que se pueden descargar tanto para Lightroom como para Photoshop que van cambiando según el producto que estamos diseñando. Así pues, una vez instalado el perfil y teniendo la pantalla bien calibrada, veremos las diferencias en nuestro programa de revelado y haremos los ajustes necesarios. 

En este caso, como se trataba de una prueba de producto, no lleve a cabo este proceso, y si bien es verdad que algunas imágenes tienen unos tonos más oscuros a los que yo hubiera preferido, en general los resultados son muy buenos. Eso si, cuando vaya a pedir el producto final si es algo que voy a tenerlo muy en cuenta. 

En definitiva no puedo estar más contenta con Saal Digital. El trato con ellos ha sido muy cordial y en todo momento han mantenido una comunicación correcta. Creo que la calidad que ofrecen es muy buena y el precio es bastante ajustado, por lo que considero que realmente merece la pena seguir trabajando con ellos.